viernes, 16 de diciembre de 2016

12 Consejos: Juguetes para niños con discapacidad visual



Regalos para niños con discapacidad visual


Dos piezas del dominó en relieve con diferentes texturas y colores
Dominó táctil. Imagen GlirProd
La Navidad es la época del año en la que más regalos se compran, sobre todo para los más pequeños. La búsqueda del juguete perfecto o deseado muchas veces se convierte en mucho más que una simple compra. ¡Ay! Decisiones, decisiones…


Los niños y niñas escriben su carta a los Reyes Magos o a Papa Noel con toda su ilusión y esperan recibir aquello que desean pero también tenemos que tener en cuenta que ese presente debe ser acorde a su edad y a sus necesidades, sobre todo educativas.


La tarea se complica aún más si la persona a la que va dirigido el regalo tiene una discapacidad y esta interfiere en la manera de manipularlo, utilizarlo y disfrutarlo de manera autónoma o dentro de los estándares que se consideran normales. 




En este artículo nos centraremos en aquellos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar un regalo, y más concretamente un juguete, para una persona con discapacidad visual. De todos modos, debemos ser conscientes de que un juego u objeto accesible debería ser creado con un diseño universal que sirva para todos. Esta es una cuestión pendiente para el futuro en la mayoría de los casos.



El niño con discapacidad visual


Un niño, o cualquier otra persona, con problemas de visión, suele emplear los otros sentidos para suplir o complementar el resto visual que tiene, especialmente el tacto y el oído que le permiten explorar, orientarse, ubicar objetos... Es curioso, además, que muchas veces pueden percibir, gracias a la exploración táctil, más detalles que un niño vidente.


Debemos tener en cuenta también que la discapacidad visual comprende un amplio rango de visión, desde la ceguera total a una baja visión leve o moderada, es por eso que también hay que conocer cuál es la situación del niño para saber cuáles son sus necesidades de accesibilidad principales. Por ejemplo, no es lo mismo un niño que no distingue los colores de otro que gracias a su resto visual o a los contrastes puede llegar a diferenciarlos.


El juego es importante para cualquier niño pero para los que tienen una diversidad funcional puede ser mucho más ya que puede ayudar a desarrollar y fortalecer habilidades de todo tipo que son importantes para su desarrollo y su vida adulta: el desarrollo emocional, cognitivo, sensorial y perceptivo, la psicomotricidad fina y gruesa, el juego simbólico y de roles, la comunicación y lenguaje, etc.


Por otra parte los juguetes pueden servir de modelos para explicar a un niño ciego como son los objetos. Gracias al tacto podrá conocer como es la silueta de un avión o de un animal, por ejemplo.


También debemos tener en cuenta que un niño con discapacidad visual suele empezar a jugar más tarde y es más pasivo debido a esa falta de visión total o parcial, por lo tanto debemos buscar juguetes que fomenten su movilidad y ser nosotros mismos los que le motivemos a moverse e interactuar. La participación de los adultos en el juego o en la manipulación del juguete es muy importante para que el niño explore su entorno y obtenga toda la información necesaria que no puede percibir por la vista: orientación sobre texturas, formas, tamaño, características, etc.


Según la publicación “Juego, juguetes y discapacidad. La importancia del diseño universal” del Centro Tecnológico AIJU, algunas características del juego del niño con discapacidad visual son:

  • Tendencia a un juego simple y repetitivo 
  • Falta de imaginación  
  • Poco interés por los objetos 
  • Dificultad para la comprensión de elementos espaciales  
  • Dificultad en el juego simbólico 
  • Dependencia del adulto



12 Consejos para elegir juguetes o juegos para niños con discapacidad visual


A continuación os dejamos con algunas características que deben tener los juguetes o juegos (u otros objetos) para que sean accesibles para una persona con ceguera o baja visión. Debemos aclarar aquí que aunque no es lo mismo tener o no resto visual, como ya hemos apuntado anteriormente, la accesibilidad debe tender hacia el diseño universal y hacia un producto que sirva para todos, no olvidemos que buscamos la inclusión y el juego es un punto importante para el establecimiento de vínculos sociales y habilidades de todo tipo y por eso es necesario que puedan participar todos los niños con o sin discapacidad visual, con mayor o menor resto visual o con cualquier tipo de diversidad funcional.
  1.  Los colores del juguete deben ser contrastados y llamativos para que puedan ser percibidos por los niños con resto visual. 
  2. Deben ser hechos de material sólido, compactos y evitar que se desmonten fácilmente.
  3. Deben tener un diseño sencillo, realista y fácil de identificar. Los relieves presentes en el juego deben ser sencillos y esquemáticos para una mejor interpretación al tacto. 
  4. Deben favorecer las experiencias táctiles y sensoriales con diferentes formas, texturas, relieves, sonidos e incluso olores. 
  5. El tablero, elementos o recorrido del juego deben ser amplios: espacios y casillas grandes pero bien definidas sensorialmente. 
  6. Los objetos como figuras, fichas o los peones deben ser grandes, fáciles de reconocer por el tacto y ser lo más parecidos al objeto real. Deben permitir una cómoda y rápida manipulación y clasificación de los elementos. 
  7. Los dibujos deben ser simples para poder describirlos y con contraste de texturas para mejor identificación. 
  8. El texto debe ser mínimo y si es posible en caracteres aumentados o en braille 
  9. Deben ser juguetes o juegos inclusivos, accesibles para niños con discapacidad visual y atractivos para el resto, es decir, que cumplan los principios "Diseño para Todos”. Deben fomentar la participación en el juego de los niños y niñas con y sin discapacidad de manera igualitaria. 
  10. Deben respetar los intereses y los tiempos y ritmos de cada niño sin llegar a sobrestimularlo.  
  11. Los  juguetes deben ser versátiles: que permitan varias formas de interacción o que posibiliten cambiar sus reglas para facilitar la adaptación de cada juguete a cada caso. 
  12. Deben ser adecuados a su edad, aunque se encuentren en una etapa anterior de desarrollo. En ocasiones, los niños con discapacidad pueden tener ritmos de aprendizaje distintos, por ello es importante cuestionar y adaptar las indicaciones respecto a la edad.


Adaptaciones


De todos modos, puede ocurrir que necesitemos hacer alguna adaptación a un juguete para que este tenga unos mínimos de accesibilidad para el niño. En la mayoría de los casos se pueden hacer algunas adaptaciones caseras para que los juguetes sean accesibles. 

A continuación os dejamos algunas ideas o consejos para hacerlas:

  • Cambiar los elementos visuales por texturas táctiles o mensajes sonoros principalmente, o por elementos gustativos u olfativos. 
  • Añadir información extra como símbolos en braille, elementos con relieve, referencias táctiles o sonidos que ayuden al niño en la utilización del juguete. 
  • En los juegos con textos o instrucciones, traducir al sistema Braille o dotar de relieve las indicaciones o ilustraciones. También es posible incluir grabaciones de voz. 
  • En juegos de mesa, dotar de relieve al tablero y colocar a las fichas algún sistema de sujeción (velcros, salientes, etc.), para que no se desplacen involuntariamente. 
  • En estructuras para el juego simbólico que consten de varias piezas puede resultar útil pegarlas para evitar que se desmonten. 
Estos son algunos ejemplos pero existen tantos como nuestra creatividad e imaginación pueda desarrollar, de todos modos sí debemos asegurarnos de que las adaptaciones respeten las normas de seguridad y no impliquen ningún tipo de peligro para el niño. Es recomendable consultar con especialistas en determinados casos.
 

Donde encontrar juguetes accesibles


Lo ideal es elegir juguetes generalistas, es decir para cualquier niño pero que puedan ser utilizados por el niño o niña con diversidad funcional visual. Sin embargo hemos encontrado un par de empresas que tienen un catálogo específico con productos orientados a la discapacidad visual y os dejamos los enlaces para que les echéis un vistazo. 








En resumen, a los peques, y no tan peques,  les encantan los juguetes y se pueden entretener con cualquier cosa pero hay que intentar que estos sean apropiados para su edad y su nivel de desarrollo. Un juguete no es solo un entretenimiento sino que es un elemento esencial en su aprendizaje y además una manera de derribar barreras en cuanto a la diversidad funcional. 


Elige bien el juguete que le gusta pero también intenta que tenga un diseño universal que le permita jugar con otros niños con y sin discapacidad. Todos somos iguales y el juego nos lo demuestra. Enséñales desde pequeños a respetar y valorar las diferencias.

¡Feliz Navidad! Y a disfrutar de los regalos como si fuésemos niños.



Más información